Feb 222010
 

A pesar de que aún no se encuentra una vacuna para combatir el mal, especialistas sostienen que una terapia antiviral temprana podría proporcionar una forma de combatir la propagación de la enfermedad.

Durante años, investigadores de todo el mundo han intentado -sin resultados positivos hasta el momento- producir una vacuna específica para combatir el SIDA. Sin embargo, la nueva meta es captar prematuramente nuevos casos y administrar terapia para reducir la cantidad de virus en el organismo del paciente.

La idea de los científicos se resume en “Analizar y tratar”.

Este nuevo método de tratamiento, llamado antirretroviral, se ha incrementado en los últimos cinco años. El problema es que se ha aplicado en las etapas finales del desarrollo de la infección.

Para cuando una persona inicia la terapia ya ha transmitido el virus a la mayoría de personas que hubiera infectado de cualquier forma, de acuerdo con Brian Williams del Centro Sudafricano para el Modelo y Análisis Epidemiológico.

“El problema es que estamos usando drogas para salvar vidas, no para prevenir una infección”, afirmó Williams. Esto, porque parte de la propagación se produce por personas que desconocen que son portadoras del virus.

La investigación fue dada a conocer en la reunión anual de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia en San Diego.

Ante los promisorios resultados que podría entregar su utilización, los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos buscan ahora probar el tratamiento en todo el país.


La nueva estrategia para combatir el mal

Según los investigadores, unos 40 millones de personas están infectadas por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) en todo el mundo y la propagación sigue aumentando.

Uno de los aspectos más preocupantes es que en Estados Unidos, entre el 20 y 25 por ciento de los infectados lo desconocen, advirtió “Esas personas pueden infectar a muchas otras si siguen conductas de riesgo”, advirtió Kenneth H. Mayer, médico de la Universidad Brown .

“Los análisis tempranos y el comienzo de un tratamiento con antirretrovirales podría bloquear la propagación”, enfatizó Williams.

“El tratamiento temprano reduce la carga de virus en la sangre, aproximadamente a una diezmilésima parte de lo que se presentaría normalmente. La importante disminución hace que el portador tenga apenas una venticincoava parte de la probabilidad normal de transmitir la enfermedad. Semejante reducción rompería el ciclo infeccioso”, explicó Williams.

Feb 162010
 


Investigadores de Colorado, Estados Unidos, anunciaron nuevos avances en el desarrollo de una vacuna contra el cáncer de colon.

Los hallazgos del grupo de científicos ayudaría a crear una estrategia para desarrollar medicamentos para otros quistes malignos.

Un estudio hecho en ratones abre una nueva esperanza para el tratamiento del cáncer de Colón. En la investigación, todos los ejemplares que recibieron la dosis de la vacuna desarrollada por el grupo de especialistas estadounidenses sobrevivieron al menos 60 días sin que el tumor volviera a crecer.

Jill Slansky, profesora de medicina, afirmó que la nueva estrategia fue efectiva en el tratamiento de ratones y, sobre esa base, desarrollarán una vacuna para humanos, la que eventualmente podría utilizarse para desarrollar medicamentos para otros tipos de cáncer.

“No podemos garantizar que las vacunas que desarrollamos (para los ratones) lleguen a aplicarse a humanos, pero nuestro trabajo muestra que se pueden hacer vacunas efectivas contra el cáncer y provee una guía para una nueva estrategia para el desarrollo de esas vacunas”, enfatizó la académica que lidera la investigación.

Slansky explicó que el nuevo procedimiento se basa en las células T, descritas como “los centinelas del sistema inmunológico”. Éstas son estimuladas por medio de la vacuna a “atacar vigorosamente” las células cancerígenas.

Las células T muestran que el cuerpo humano tiene una inmunidad natural, aunque leve, en contra del cáncer. Pero a menos que esas células se agrupen en suficientes números, no se inicia una respuesta inmunológica adecuada y suficientemente potente contra la enfermedad.

Por eso, los científicos desarrollaron vacunas que se asemejan a los antígenos naturales del cuerpo y que a la vez agrupan fuertemente a las células T dentro de los tumores del cáncer.

Así llegaron a una vacuna que permitió que el 100 por ciento de los ratones que la recibieron sobreviviesen al cáncer por lo menos por 60 días sin que el tumor se volviera a desarrollar.

Datos sobre la enfermedad

Según la Asociación del Cáncer de Estados Unidos, cada año cerca de 105 mil latinos contraen cáncer de colon y más de 57 mil mueren por esa enfermedad. Sin embargo, más del 90 por ciento de esas muertes se pueden prevenir con una temparana detección y tratamiento.

Es el cáncer que comienza en el intestino grueso (colon) o en el recto (parte final del colon) y algunas veces se lo denomina “cáncer colorrectal”.

Otros tipos de cáncer de colon, como el linfoma, los tumores carcinoides, el melanoma y los sarcomas son poco comunes.

No hay una causa única para el cáncer de colon. Casi todos los cánceres de colon comienzan como pólipos no cancerosos (benignos), que lentamente se van convirtiendo en cáncer.

Feb 082010
 

Especialistas del Reino Unido aislaron una secuencia de genes que provocaría la senectud y marcaría el ritmo de envejecimiento en las personas. Dicha secuencia de ADN es común en quienes tienen la enzima telomerasa.

Para el estudio se analizaron 3.000 personas y se descubrió que un 38 por ciento de ellas heredó esa secuencia de ADN y resultó tener una edad biológica de tres o cuatro años más que quienes carecían de esa variante genética.

Asimismo, un siete por ciento heredó dos copias de la misma secuencia de ADN y tenía como media seis o siete años más que el resto (biológicamente hablando). Un 55 por ciento estaba libre de esos genes.

Nilesh Samani, cardiólogo de la Universidad de Leicester, y Tim Spector, del King’s College de Londres realizaron el estudio que fue publicado recientemente.

“Hay pacientes de ochenta y tantos años con alta presión sanguínea pero con arterias coronarias sanas mientras que otros con cuarenta y tantos no parecen tener factores de riesgo pero sufren enfermedades coronarias en estado avanzado”, explicó el profesor Samani.

Según el cardiólogo, el estudio validaría la hipótesis de que esa variabilidad tiene que ver con el envejecimiento prematuro de algunos individuos.

Hallazgos del estudio
Los científicos a cargo de la investigación descubrieron que una secuencia de ADN determinada es más común en personas que tienen telómeros (extremos de los cromosomas) demasiado cortos para su edad.

Esta sección del ADN se encontró en el cromosoma tres, cerca de un gen llamado TERC, que fabrica la telomerasa, sustancia que repara los telómeros cuando éstos se acortan.

Las personas con una o dos copias de la citada secuencia genética fabrican probablemente menos telomerasa cuando están aún en el útero materno. Esto significa que nacen con telómeros más cortos y son propensos a envejecer más rápidamente y a sufrir prematuramente las enfermedades relacionadas con la edad.

¿Es posible retrasar el envejecimiento?

Pese al descubrimiento hecho por los especialistas británicos, es muy difícil frenar el proceso de envejecimiento impulsando la generación de telomerasa en el organismo. De hacerlo, se corre el riego de provocar un proceso canceroso.

La telomerasa se desactiva casi totalmente tras el nacimiento de una persona, pero vuelve a activarse en las células cancerosas, a las que permite dividirse una y otra vez sin que mueran.

Feb 012010
 


Esa fue la principal conclusión de un estudio en el que participaron 249 hijos de mujeres de la ciudad de Nueva York.

La investigación determinó que la exposición a la contaminación atmosférica antes del nacimiento puede repercutir en los bajos índices de coeficiente intelectual en la infancia, según un grupo de científicos que por primera vez asociaron ambos factores.

El estudio analizó a 249 hijos de mujeres de la ciudad de Nueva York que en sus mochilas portaron monitores que medían la calidad del aire durante 48 horas en los últimos meses de embarazo.

Las mujeres vivían en los vecindarios del norte de Manhattan y del Bronx del Sur, habitados en su mayoría por personas con bajos ingresos. Ellas fueron expuestas a las formas típicas de contaminación atmosférica urbana, principalmente de los gases expulsados por automóviles, autobuses y camiones.

A los cinco años de edad, luego del periodo de lactancia y antes de comenzar los estudios, los niños pasaron por pruebas de Coeficiente Intelectual. Así, los niños que estuvieron expuestos a los mayores niveles de contaminación tuvieron en promedio cuatro o cinco puntos menos que los niños con una menor exposición.

“Esa es una gran diferencia que permite ver que esta situación podría afectar el desempeño infantil en la escuela”, afirmó Frederica Perera, una de las autoras del estudio y directora del Centro Columbia de Salud Ambiental de los Niños.


Importantes daños

“Esto no significa que los pequeños que viven e nciudades contaminadas no van a aprender a leer, escribir y deletrear”, dijo Michael Msall, pediatra de la Universidad de Chicago

No obstante, la investigación recomienda no vivir al lado de una fábrica humeante y enfrentar riesgos en la salud por la contaminación. Además sostiene que pueden haber muchos más peligros en la contaminación del aire de lo que antes se creía.

“Pese a que se requieren otras investigaciones para confirmar los nuevos resultados de este estudio, se sospecha que la exposición a la contaminación atmosférica antes del parto puede tener las mismas secuelas en el cerebro en crecimiento que la exposición al plomo”, advirtió Patrick Breysse, especialista en salud ambiental de la escuela de salud pública John Hopkins.

Junto con otros perjuicios ambientales y las desventajas a los que están expuestos los niños en familias de bajos ingresos, los resultados podrían explicar por qué suelen tener resultados académicos más malos que sus pares de familias pudientes, finalizó Breysse.