Feb 222010
 

A pesar de que aún no se encuentra una vacuna para combatir el mal, especialistas sostienen que una terapia antiviral temprana podría proporcionar una forma de combatir la propagación de la enfermedad.

Durante años, investigadores de todo el mundo han intentado -sin resultados positivos hasta el momento- producir una vacuna específica para combatir el SIDA. Sin embargo, la nueva meta es captar prematuramente nuevos casos y administrar terapia para reducir la cantidad de virus en el organismo del paciente.

La idea de los científicos se resume en “Analizar y tratar”.

Este nuevo método de tratamiento, llamado antirretroviral, se ha incrementado en los últimos cinco años. El problema es que se ha aplicado en las etapas finales del desarrollo de la infección.

Para cuando una persona inicia la terapia ya ha transmitido el virus a la mayoría de personas que hubiera infectado de cualquier forma, de acuerdo con Brian Williams del Centro Sudafricano para el Modelo y Análisis Epidemiológico.

“El problema es que estamos usando drogas para salvar vidas, no para prevenir una infección”, afirmó Williams. Esto, porque parte de la propagación se produce por personas que desconocen que son portadoras del virus.

La investigación fue dada a conocer en la reunión anual de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia en San Diego.

Ante los promisorios resultados que podría entregar su utilización, los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos buscan ahora probar el tratamiento en todo el país.


La nueva estrategia para combatir el mal

Según los investigadores, unos 40 millones de personas están infectadas por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH) en todo el mundo y la propagación sigue aumentando.

Uno de los aspectos más preocupantes es que en Estados Unidos, entre el 20 y 25 por ciento de los infectados lo desconocen, advirtió “Esas personas pueden infectar a muchas otras si siguen conductas de riesgo”, advirtió Kenneth H. Mayer, médico de la Universidad Brown .

“Los análisis tempranos y el comienzo de un tratamiento con antirretrovirales podría bloquear la propagación”, enfatizó Williams.

“El tratamiento temprano reduce la carga de virus en la sangre, aproximadamente a una diezmilésima parte de lo que se presentaría normalmente. La importante disminución hace que el portador tenga apenas una venticincoava parte de la probabilidad normal de transmitir la enfermedad. Semejante reducción rompería el ciclo infeccioso”, explicó Williams.

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

(required)

(required)