Mar 312013
 

obesidad_infantilNo es gran novedad que los hábitos de los padres con el tiempo se transforman en los hábitos de los hijos, por lo que, en una familia con alto grado de sedentarismo, desórdenes alimentarios, porciones de alimento generosas en cantidad y sabores intensificados con azúcares y sal, se puede producir una cadena de padres e hijos con sobrepeso.

Pero no solo los hábitos paternos pueden influir en el peso de los hijos, también se suman los estudios que arrojan luz sobre un fuerte componente genético que predispone a la obesidad infantil a los hijos de padres con obesidad.

Un estudio pubicado en International Journal of Obesity, ha identificado  32 genes que pueden considerarse factores de riesgo. Se tomó una muestra de casi 2300 niños entre 8 y 11 años y los efectos acumulativos de estos genes en diferentes proporciones lograron explicar hasta un 30% de las diferencias en el peso corporal del infante.

Los investigadores tienen mucho trabajo por delante, ya que las variables genéticas que han encontrado que tienen indicencia confirmada en el peso del sujeto son una ínfima parte del material disponible para estudiar,  este factor herditario de los padres que acabamos de comentar, no es más que una, de cientos de variables genéticas que posiblemente puedan afectar el peso corporal de una persona.

No pretendemos crear la idea de que no hay nada que hacer, el hecho de que un niño tenga padres obesos, no significa que “necesariamente será obeso”, hay mucho que hacer para que este factor de riesgo no resulte necesariamente en un niño obeso. Los padres, expertos en nutrición y hasta la sociedad misma pueden potenciar el peligro de obesidad infantil o disminuirlo.

 

 

Mar 292013
 

tatuaje chipVarias personas han decidido grabar en su piel mediante tatuajes, información relativa a su salud o sus deseos en caso de necesitar atención médica estando inconscientes, lo cual evita que, al perder documentos o placas identificatorias, los médicos puedan tomar decisiones equivocadas o hasta fatales en materia de salud. Por ejemplo hay personas que se han tatuado en el pecho frases como “No RCP“,  o en sus brazos tatuar que son diabéticos o cosas por el estilo.

Pero recientemente se han desarrollado “tatuajes temporales” que pueden contener un chip que se biodegrada a medida que la piel se renueva, pero que, durante esas semanas puede ayudar a un equipo médico a monitorear el estado de cicatrización de una herida tras una cirujía, u otros indicadores relacionados con temperatura o la tensión o estado de hidratación de la piel.

Esta información puede ser muy importante a la hora de dar seguimiento a la condición post-operatoria de un paciente y con el tiempo y el avance de la tecnología seguramente se podrán encontrar muchas otras aplicaciones, las cuales se podrían escanear de manera inalámbrica, como si de un lector de precios en un supermercado se tratara.

El desarrollo de esta tecnologías ha estado siendo llevado a cabo, por ejemplo, por científicos de la Universidad de Illinois, y lo han llamado “electrónica epidérmica”, y está compuesta por electrodos ultrafinos, sensores, energía inalámbrica y sistemas de comunicación.

 

 

Mar 282013
 

Alzheimer_2Liderados por el premio Nobel de química 2002, Koichi Tanaka, un equipo de investigadores de la empresa Shimadzu, han logrado desarrollar una tecnología capaz de acelerar el diagnóstico de la enfermedad de Alzheimer.

Mediante mejoras en el equipo de espectrometría de masas, el grupo de investigadores ha logrado detectar en la sangre cuando hay acumulación de proteínas beta-amiloide, sindicadas como posibles causantes de la enfermedad de Alzheimer.

Las investigaciones apuntan a que estas proteínas se comienzan a acumular en el cerebro entre 10 a 15 años antes de comenzar siquiera a manifestarse los síntomas de la enfermedad.

Esta nueva técnica entrará en fase de pruebas en colaboración con el Centro Japonés de Geriátricos y Gerontología, y cuando se apruebe evitará que se tengan que seguir relizando algunos dolorosos y complejos exámenes de diagnóstico.

¿Para qué sirve un diagnóstico temprano? Como primera cosa se pueden identificar los factores que incrementan o disminuyen la acumulación de dichas proteína y además, se pueden proporcionar tratamientos preventivos o hasta crear nuevas técnicas para tratar esta enfermedad.